miércoles, 16 de marzo de 2011

MASA CRÍTICA.




Según los datos arrojados por la consultora “High Trout pesa más la dicotomía opositor/oficialista que la coherencia ideológica a la hora de tomar una postura política.
Más del 80% de los encuestados demuestran oponerse o apoyar un proyecto de gobierno por motivaciones ajenas a un basamento ideológico.
La consultora “High Trout no existe, por ende éste estudio jamás fue realizado. Pero, aunque parezca extraño, muchos asiduos lectores de periódicos depositan toda su fe a cuanta cita de autoridad sea empleada por los editores para proyectar sus deseos, defender sus intereses y ¿Por qué no?  Armar alguna que otra opereta.
Basta con que suene confiable la fuente (para el caso usado de ejemplo, apelamos al uso de un nombre en inglés cuya traducción sería “alta truchada” apelando al positivismo del lector, por no decir al nivel de “tilingués”)

El trabajo de la creación de una masa crítica en un electorado tiene como tarea desarticular éste tipo de “trampas sutiles” que se emplean constantemente en los medios de difusión.
Se trata de poner en duda siempre las fuentes, y tomarse el trabajito engorroso de investigar un poco la veracidad de estas “máquinas de generar verdades irrefutables” que siempre son aludidas para darle un peso mayor a cualquier argumento.
También es conveniente dilucidar si el análisis que hace el autor del escrito que las aplica se desprende lógicamente de esa premisa.
Es un verdadero trabajo, que no deja de ser apasionante, pero que se debe hacer siempre que uno lee cualquier nota.
Del medio que sea, opositor u oficialista. Hoy en día los medios de comunicación son utilizados como verdaderas “armas chicaneras”. Y mientras más se acerquen las elecciones las herramientas argumentativas serán una pieza fundamental a la hora de inclinar la balanza.
Lloverán verbos condicionales, fuentes anónimas, los politólogos, los constitucionalistas, serán ocultadas noticias, para ser tapadas por otras inventadas, serán ridiculizados los candidatos, serán dibujados los números de las encuestas, magnificados los dichos, todo eso sucederá… si zafamos de lo de Japón.
Por eso mismo hay que estar atentos, leer solo no alcanza, debemos investigar las fuentes, buscar los audios completos de quienes sean citados parcialmente en alguna entrevista.
Pero por sobre todo debemos ser discutidores, debatientes, argumentadores, chicaneros, con los datos más fehacientes que podamos hallar.
Será eso lo mínimo que deberemos hacer para logar generar esa masa crítica que le sigue creyendo a la SIP, a Wikileacks, etc.
Se viene octubre “que no nos agarre dormitando, creyendo que todo está dicho, que lo tenemos adentro… porque si es así, si no seguimos laburando, la tendremos adentro.” (Salámicles 200 A.K.)


1 comentario:

  1. muy buena, es verdad no hay que dormirse en los laureles, hay que estar atentos.

    ResponderEliminar

Entradas populares