lunes, 22 de noviembre de 2010

ÉL INTOLERANTE.



Salgo, es tarde, tengo que llevar a mi nene al jardín, igualmente llego, si todo sale bien, llego justito. (Iba a poner: “llego cagando” pero “llego justito” queda mejor, no es tan preciso cómo “llego cagando”, que en realidad es la frase que le calza perfecto, pero no da para empezar el relato con malas palabras, asique nos quedamos con “justito” para no cagarla, aunque “cagando” calza justito)
Llego cagando, (no puedo con mi genio) todos los taxis vienen ocupados, debe ser por la inseguridad ¿viste? la gente tiene miedo de andar caminando por la calle… aunque son las 9 menos 5 de la mañana… entonces debe ser por los piqueteros ¡Eso! seguro que es por los piqueteros, que te cortan la calle y no te dejan otra alternativa que tomarte un taxi para bordear el caos en el trafico... Igualmente en Coghlan nunca hubo piquetes, ¿será que la economía funca mejor? ¡Naaaaaaa!

A lo lejos veo uno, mi hijo estornuda, mal, mucho moco, verde. Le hago seña, mientras le limpio la nariz a mi nene con una hoja de un árbol. (ni pienso volver a buscar pañuelitos descartables) El tachero me hace señas que supone universales, pero que no entiendo, hace algo raro con la mano y pone cara de culo. No importa que me quiso decir, el asunto es que no paró, y yo no llego.
Me empiezo a desesperar, no tengo reloj, pero igual sé que estoy al horno y tengo poco tiempo. Ahí viene otro… para, me pregunta:
-¿A dónde vas?-
Hasta acá nomás
-¿A dónde?-
Hasta Crisólogo Larralde… son 8 cuadras.
-Ahhh… no voy para ese lado.-
Y se va… Juro que creía entender perfectamente cómo funcionaba el servicio de los taxis hasta ese momento, yo estaba completamente convencido que la onda era que el taxista iba para donde uno le decía, se ve que éste no... lo comprendo al tipo, yo estoy barbudo, soy grandote, todo lleno de mocos… claaaaro, el tipo seguramente se asustó, y ¿cómo no se va a asustar? Con todo lo que está pasando, si nos están matando a todos… ahora digo, va a estar muy difícil para él encontrar pasajeros lindos y blancos, si con el poco laburo que tiene se pone a elegir, está sonado. ¡Puta, ni un solo taxi vacío viene! Me imagino a la maestra del jardín con cara de: ¿Otra vez tarde? Y me entro a poner de la nuca.
Ahí viene otro, meto al nene, me subo, miro el reloj, las 9:12, todo mal, suena la cortina de “El Oro y el moro, todo peor.
Empieza la rutina clásica, el taxista da por sabido mi ideología: -¿Viste lo que hizo ahora la conchuda?-
No hagas ningún comentario sobre ningún pariente femenino del taxista, me digo por dentro una y otra vez.
Y sigue: -Ahora con esto de la soberanía nacional, listo, otro feriado más, acá pareciera que nadie quiere laburar, ya me tiene soberanamente llenos los huevos.-
Y ríe buscando aceptación. Empieza la discusión; que Rosas, que los Ingleses, que los Franceses, que el INDEC, que la inflación, que Louis Vuitton, que el Botox, que el Clientelismo.
-Esperame un segundo que dejo al nene y vuelvo.-
Subo, la maestra y su cara de: “¿Otra vez tarde?” ya me ne frega, estoy re caliente con el tachero. Vuelvo rajando.
Seguimos; que Moyano, que Aníbal Fernández, que el bigote de Aníbal Fernández, que las 50 cuotas, que se compró un LCD de 32” y que ahora tiene que pagar la renovación anual, que Moreno, y otra vez el INDEC, y la inflación, la inseguridad. Durante toda la discusión, el tipo me muestra orgulloso lo bien que tenía aprendida la lección, todas las frases hechas, todos los lugares comunes, todos los clichés, uno tras otro. Qué los negros en éste país son el problema, que los paraguayos, los peruanos, y los bolivianos le roban el trabajo a los argentinos, que se vivía mejor con los milicos, que yo era chico y que por eso no se, que si se pusiera la pena de muerte, ésta sería “santo remedio”, que los hijos de desaparecidos tendrían que agradecerle a sus apropiadores por educarlos cómo se debe, justito llegamos.
Le pagué, lo saludé cordialmente, y le volé el peluquín del portazo.
Siempre el mismo intolerante yo.

3 comentarios:

  1. Yo siempre dije que el LCD de 32 pulgadas no eran de lo mejor ,pobre tachero,no le alcansa para el de 40 pulgadas y vos le volaste el peluquin?fea esa actitud .....INTOLERANTE......

    ResponderEliminar
  2. Pobre tachero, que intolerancia la tuya Ricardo, jajaja, Ese hijo de puta no se merecia mas que una trompada, bah... aunque si de repartir trompradas a tacheros se trata estariamos un largo rato (me acabo de dar cuenta hasta donde llega mi tolerancia y creo que a ningun lado), y aunque suene contradictorio creo que me apiadaria, pobre chabon,se levanta y lee clarin, se sube al auto pone radio mitre, llega a la casa y ve tn, osea.... creo que no hace falta agregar nada, sera el tachero gorila por naturaleza o por simple inercia? (ojo no es lo mismo o por lo menos no desde mi punto de vista, perdon por el autoritarismo, lo que pasa es que soy K, y de los "ultra" segun TN. En fin este comentario creo que no va hacia ningun lado mas que a descargarme contra los tacheros. Te felicito por "El Intolerante".

    ResponderEliminar
  3. Creer o reventar. Ayer conocí un taxista K. "Nuestro gremio es jodido" dijo al referirse al gorilaje.

    ResponderEliminar

Entradas populares